Saltar al contenido

Cerveza Guinness: la del gnomo irlandés

Existen casos muy escasos, en los que un producto de una empresa privada se convierte en la referencia de un país. Ese es el caso de la cerveza Guinness, convertida en un símbolo y patrimonio nacional de Irlanda. Sin embargo, su éxito no se limita al terreno irlandés, sino que tiene un alcance global, siendo conocida en prácticamente todo el mundo. De hecho, cuando se habla de la cerveza porter ante gente poco versada en estos menesteres, se suele acudir a la colilla “sí, es como la cerveza Guinness”. Y todos contentos. Esta cerveza es el principal referente de la cerveza negra en su conjunto. No solo por su oscuro color, también por su intenso sabor y aroma. La cerveza Guinness es una cerveza tipo porter con un señalado sabor a café, como casi todas de su categoría. Sin embargo, estamos hablando de la cerveza irlandesa más famosa del mundo.

El secreto detrás de la cerveza Guinness

La cerveza Guinness goza de reputación a nivel mundial por su forma de elaboración y sus ingredientes. Sus ingredientes base son el agua, la cebada, la malta, el lúpulo, la levadura, el dióxido de carbono y un pequeño toque de nitrógeno para formar la cremosa espuma. La cerveza irlandesa se sirve a 6 grados, temperatura que es considerada como la que mejor potencia sus cualidades.

Detrás de esta sabrosa cerveza negra, existe una ley no escrita que dicta desde cómo se fermenta hasta cómo se sirve. Tan importante es, que la cerveza se fermentaba en un almacén especial, conocido como el Guinness Storehouse. A partir del año 2000, se convirtió en una atracción turística de Dublín (un servidor es testigo de ello). Aún se mantiene la estricta norma de cómo servir la cerveza Guinness, que consta de 6 pasos exactos.

Tipos de cerveza Guinness

Desde que existe la cerveza Guinness clásica, han surgido muchas más cervezas derivadas de la receta original. Incluso dentro de la misma variedad, existen subproductos obtenidos durante la preparación de la cerveza.

Las cervezas Guinness más conocidas son las siguientes:

  • Guinness Draught: Elaborada en 1959, es una cerveza negra destacable por su armonía al paladar. Tiene un toque dulce que suaviza su sabor amargo, unido a una graduación de alcohol del 4,2%.
  • Guinness Original: Existe desde hace más de un siglo y es la inconfundible receta original. Oscura y de un sabor fuerte gracias al lúpulo. Su ligero sabor frutal le da un intenso toque agridulce. A esto le sumamos su grado de alcohol de 5%.
  • Guinness Foreign Extra Stout: Es una cerveza Guinness que reta a cualquier catador de cervezas. Su sabor fuertemente amargo se mezcla con sabores de frutas y caramelo. Tiene un volumen de alcohol del 7,5%.
  • Guinness Dublin Porter: Probar esta cerveza es conocer la historia de Guinness desde 1796. Es de un sabor dulce, una mezcla de malta con caramelo y ligeramente amargo. Su grado de alcohol es más bajo, un 3,8%.

 

Existen otras referencias de la marca, que van desde los sabores más fuertes hasta los más suaves. Como por ejemplo: Guinness Light, Guinness’s Brite Lager, Guinness Cream Stout, Guinness Pilsner y otras variedades. La cerveza Guinness es considerada como el regalo de Irlanda para el mundo. Desde mi punto de vista, una afirmación un tanto arriesgada, pero bueno.

Una Guinness a vuestra salud!

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Average rating:  
 1 reviews
by Anonymous on El blog de las cervezas