Saltar al contenido

Bares, eventos y fiestas cerveceras

¿Qué somos y hacia dónde vamos?

El ser humano es un bebedor social, es decir, adoramos beber una buena cerveza en grata compañía. Y más aún en España, ya que tenemos el honor de poseer el récord en cuanto a densidad de bares (por habitante) se refiere. Aproximadamente 1 bar por cada 170 lugareños. Semejante logro (inalcanzable para ingleses o franceses, como casi todo en esta vida) es fruto de nuestra natural predisposición a entablar conversación con quien se tercie. Beberse una caña de cerveza (como solo nuestro camarero de confianza sabe tirar) junto a una buena tapa, es patrimonio nacional. Es raro que, hasta hace poco, la fiesta cervecera pasara totalmente inadvertida.

Un mercado en auge

Sin embargo los tiempos cambian, y ya no nos contentamos con la escasa oferta cervecera que, hasta hace muy poco, ofrecían casi todos los establecimientos de restauración. La variedad de cerveza se incrementa, como consecuencia, principalmente, de que las grandes cerveceras están apostando por estilos de cerveza distintos a la pilsner tradicional. Otros establecimientos, todavía los menos, han sabido ver el negocio asociado a la cerveza premium, y han incorporado nuevas referencias a sus cartas. La cerveza a dejado de ser una bebida auxiliar para convertirse, en algunos casos, en el centro de toda la atención. En algunos bares, la comida, si es que se oferta, permanece en un discreto segundo plano. La gente acude a beber cerveza de alta calidad y eso es lo que se ofrece. Ley de la oferta y la demanda en estado puro.

No es que el concepto de bar de cervezas sea algo innovador y tecnológicamente puntero, ya que este tipo de bares llevan existiendo desde antes de que tú, querido lector, nacieras. Lo que es novedosa es la proliferación de este tipo de establecimientos a lo largo de toda la geografía española. Es cierto que hasta hace unos años, la importación de cerveza era mucho más reducida que ahora. Un claro ejemplo es la cerveza Stone, que era un artículo realmente exclusivo y que ahora se vende en ECI. Pero la importación de cerveza no es sino la consecuencia de un creciente cambio en la tendencia de consumo.

Y no nos limitamos a los bares

De forma paralela, el desarrollo de festivales y eventos relacionados con el mundo cervecero está en pleno auge. La fiesta alemana de la Oktoberfest (aquí) fue el preludio de un sinfín de ferias y encuentros cerveceros. Beber unas jarras de cerveza en un contexto de cultura germana es lo que busca la Oktoberfest (que próximamente se va a celebrar en Barcelona). El número es realmente abrumador. De hecho, prácticamente cada fin de semana hay algún festival de cerveza artesana en algún lugar de España. Y estos eventos son el lugar perfecto para descubrir nuevas propuestas locales, escuchar buena música y conocer a otros aficionados. Con una buena pinta de cerveza, un costillar asado y buena música, el mundo tiene otro color. ¿O no?. La cultura del bar que, como hemos mencionado, se encuentra muy arraigada en nuestra sociedad, ha dado paso a nuevas formas de entretenimiento. Su aprovechamiento o no, depende del emprendedor de turno.

¿Dónde puedo encontrar este tipo de bares?

Lo cierto es que me sorprende la cantidad de bares que ofrecen cerveza “alternativa” en Malasaña. Este barrio madrileño, asociado al terraceo alternativo, tiene una oferta BRUTAL de cervezas. Y no me refiero a cuatro botellines olvidados en las profundidades del frigorífico, sino a un surtido verdaderamente completo de barriles de la mejor cerveza nacional e internacional. En el tema cervecero, Malasaña mola, y mucho. Por desgracia, los establecimientos más proclives a esta tendencia no suelen contar con terraza exterior. Y eso se debe a que los que tienen una enorme terraza saben que la clientela está asegurada. No merece la pena arriesgarse con eso de la cerveza rara, o eso creen. Y es una verdadera pena, porque nos queda poco de buen tiempo y hay que aprovecharlo.

El barrio de La Latina también tiene una oferta muy extensa de establecimientos en los que encontrar craft beer. Es una verdadera maravilla disfrutar de una buena cerveza en uno de los barrios más carismáticos de la capital. Pero, al igual que en el caso de Malasaña, conviene recordar que todo lo bueno se paga. Este tipo de bares no suelen ser precisamente baratos, pero claro, pocas cosas buenas son baratas. En cambio, muchas cosas malas son bastante caras.

Este tema puede dar mucho juego, por lo que me comprometo a publicar algunos artículos sobre los mejores bares cerveceros de Madrid. Y no solo limitarlo al ámbito de la cerveza, sino al del acompañamiento. Y esto se debe a que, mientras algunos bares se limitan a ofrecer un mísero cuenco de frutos secos o patatas fritas, otros establecimientos tienen una carta de lo más apetecible. Pero vamos, que si lo único que os importa es el alcohol en vena, lo dejamos.

¿Y en el resto qué?

Del resto de la península apenas puedo opinar, pero me comprometo a actualizar el blog si descubro algún antro digno de ser mencionado. Pero por lo que puedo ver, la apertura de locales centrados en el mundo cervecero es un hecho. Tiendas físicas y bares especializados tienen una presencia cada vez mayor en núcleos periféricos. Y es una magnífica noticia. Todo sea por incrementar la comunidad cervecera española (e hispanohablante).

¿Qué me recomiendas pedir?

Suponiendo que eres nuevo en esto de la cerveza, te recomiendo ir poco a poco. Pero no te desesperes, ya que puedes realizar la transición en un único día. Mi consejo es que empieces por una cerveza suave, como puede ser el caso de una cerveza de trigo alemán o una pale ale (aquí te explicamos lo que son). Son cervezas fáciles de consumir y es raro que te disgusten. De hecho, lo más probables es que hayas probado alguna cerveza de ese estilo sin que te hayas dado cuenta. No hay nada que temer y los camareros están para ayudar (o deberían).

Una vez hayas descubierto que hay vida más allá de la cerveza industrial de toda la vida, toca avanzar. Una opción muy interesante es la de la cerveza IPA, que está muy de moda en la actualidad. Ya hemos escrito un artículo sobre el tema (este), por lo que puedes familiarizarte con lo que te puedes encontrar. Otra opción es la de pedir una buena cerveza bock o probar fortuna con una porter. Desde mi punto de vista, la cerveza belga nunca falla y suele gustar a todo el mundo. Lo que sí debes reservar para el final es el estilo stout, ya que son las cervezas más fuertes y contundentes.

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Average rating:  
 1 reviews
by Anonymous on El blog de las cervezas